discusión de pareja

Cómo evitar las discusiones de pareja

Cuando llevamos mucho tiempo con una persona las discusiones de pareja son habituales. La excesiva confianza puede ser una de las causas de este tipo de discusiones, ya que como dice el dicho popular, ‘La confianza, da asco’, de tal forma que nos decimos las cosas sin pensar o sin tener en cuenta las formas en las que lo hacemos. Además, el excesivo paso de tiempo juntos, también puede llevarnos a protagonizar discusiones de este tipo, ya que nos encontramos agobiados de estar siempre juntos y a la mínima saltamos porque notamos que ya no nos soportamos. Puede que, en muchas ocasiones, hasta discutamos por la cosa más absurda del mundo. La elección de una cena o del color que queremos pintar el comedor, pueden ser el desencadenante de una larga discusión y, en muchos casos, puede acabar en ruptura. Para evitar estas incómodas discusiones, en muchos momentos absurdas, te recomendamos:

1. Evitar temas conflictivos. No hables con tu pareja de un tema que sabes que va a haceros discutir, o déjalo para un momento en que tu pareja esté receptiva y de buen humos para hablarlo de manera calmada. Nunca empieces a hablar a la defensiva.
2. En caso de que sea un tema imprescindible y se haya de hablar, sé flexible si la otra parte no da su brazo a torcer. Poco a poco se irá dando cuenta que tu actitud ha cambiado y él o ella también lo hará.
3. Intenta pasar tiempo con tus amigos para ‘desintocxicar’ la relación, así, cuando estéis juntos de nuevo, tendréis más ganas de veros y no estaréis saturados el uno del otro.
4. Evita un tema conflictivo a través de Whats App. Al ser una conversación escrita, se malinterpreta el tono en el que se está hablando y lo único que harás es enzarzar aún más la conversación de tal forma que será un bucle interminable del que no podréis salir. Si no estas cerca de tu pareja, llámala para hablar, al menos por teléfono. En el caso contrario, lo ideal es que quedes en persona para aclararlo.
Estos trucos puedes aplicarlos desde ya para evitar discusiones puntuales, pero si llevas un tiempo aplicándolos y tu pareja no responde a este cambio de buena voluntad para que vuestra pareja vaya bien, será hora de que te plantees acabar con la relación, porque será un problema estructural de la relación que ya no tiene remedio. El amor, se acabó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *